CIBERCRIMEN III Inteligencia Artificial, Automatización, algoritmos y predicciones en el Derecho penal y procesal penal

$ 35.700

Editorial B de F
Director : Daniela Dupuy y Juan G. Corvalán
ISBN: 9789915650104
Formato: 16 x 23
Edición  2020
398 páginas

 

Descripción

La revolución tecnológica en curso supone innumerables retos para el mundo del derecho. Según una convención posible, a mi juicio cargada de razón, es muy adecuado utilizar, en esta materia, la expresión metafórico inteligencia artificial.  Fórmula sintética que si bien no excluye otras, como tecnologías informáticas, emergentes, disruptivas, digitales, de la información y de la comunicación, es asimismo la más utilizada en esta tercera entrega de la obra Cibercrimen, a cuyos directores, Daniela Dupuy y, en esta ocasión, Juan Corvalán -como también a la coordinadora, Mariana Kiefer-, agradezco que me consideren el privilegio de contar con el valioso tiempo que los lectores dedicarán a estas palabras previas a los textos que integran el volumen.

Las nuevas herramientas que la inteligencia artificial proporciona, como todos los instrumentos que cayeron, caen y caerán en poder de los seres humanos, pueden ser empleadas con buenos y malos propósitos, también en las incumbencias propias del ámbito jurídico. El título de esta obra muestra uno de los lados, el del daño indebido, hacia el cual puede inclinarse el empleo, el del daño indebido, hacia el cual puede inclinarse el empleo de la inteligencia artificial. Los contenidos de sus ya tres volúmenes presentan campos en los la tendencia en el uso de ese tipo de dispositivos tecnológicos se orientan al lado opuesto, el del castigo de la acción intolerablemente perjudicial. Además, en todo lo relativo a estas cuestiones, la inteligencia artificial adquirió carta de omnipresencia. Se delinque por medio de esta y esos hechos punibles son investigados con su auxilio. La elaboración de normas penales empleando razonamiento algorítmico promete reducir el interpretativismo judicial a su mínima expresión, con alta ganancia para el principio nullum crimen. La gestión de oficina de los tribunales es desarrollada cada vez más con programas de inteligencia artificial, a los que se suman los dispositivos de aprendizaje automático pare prever las decisiones de los casos según precedentes análogos. Finalmente, esta herramienta nueva, utilizada por la ley y por el enjuiciamiento,  se enfrenta a un viejo problema, el de evitar la puesta al servicio de esa arbitrariedad a la que tiende (con los pretextos mejores y al poco tiempo de habérsele habilitado poder sobre los demás ) todo ser humano, salvo que se le impongan límites jurídicos efectivos. Es clave, por consiguiente, la regulación de lo que está permitido hacer y de lo que no, con los dispositivos que utilizan inteligencia artificial.

EDITORIAL B de F

Ir al indice

978-991-5650-10-4